El proyecto “Quererlos para quererme” ha presentado las conclusiones y experiencias de su primera fase de implantación en Alcoy. El proyecto que trabaja en la intervención psicoeducativa facilitada por animales  va dirigido a menores en situación de riesgo o exclusión social.

En esta primera etapa, han participado ocho menores de la Fundación Diagrama, un equipo profesional de siete miembros de Humanymal TAA y ACEA Adiestradores y un equipo de 18 voluntarios de la Protectora de Alcoy. Junto a ellos, se encontraban un total de 23 perros coterapeutas residentes en el albergue canino municipal de Alcoy, lugar en el que se está desarrollando el proyecto.

Gracias a este proyecto, Natalia Pérez afirma que se ha conseguido  “un descenso importante en los niveles de ansiedad, así como la mejora del nivel de autoestima, así como un aumento de respuestas empáticas de los menores hacia los demás, mejoras en su lenguaje no verbal y una mejora en la actitud ante el trabajo y el grado de participación entre otros aspectos”.

Los participantes en el programa hablan también de datos muy positivos en cuanto a adopciones, ya que de los 23 perros seleccionados para ser coterapeutas 18 han sido adoptados.

En ell área educativa los resultados también han sido excelentes. Y es que el 100% de los menores ha superado ampliamente las pruebas de evaluación y mejorado su comportamiento en el aula, atención mostrada y participación activa en talleres.

Actualmente el equipo está preparando la segunda fase del proyecto cuyos participantes serán menores derivados por Fundación AEPA de Alcoy con problematicas relacionadas en la mayoría de los casos con adicciones y consumo de sustancias.

 

Comentar