la procesionaria a los perrosEste invierno está siendo bastante atípico con unas temperaturas mucho más cálidas que otros años y muchos de vosotros, es probable, que cuando salgáis a pasear con vuestro perro observéis, en zonas de pinos, cedros y/o abetos, las temidas orugas procesionarias del pino. Éstas son fácilmente reconocibles porque se muestran en una larga hilera en procesión.

Durante el invierno las orugas procesionarias suelen permanecer en sus nidos y en las hojas del pino, donde se alimentan. Sin embargo, conforme las temperaturas van en aumento, normalmente a partir del mes de marzo, descienden del árbol e inician una “procesión” en busca de un lugar adecuado donde enterrarse y empezar a tejer su capullo que eclosionará a finales de verano en forma de mariposa.

¿Cómo afecta la procesionaria a los perros?

Las orugas procesionarias tienen cubierto su cuerpo con aproximadamente 500.000 pelos que pueden llegar a ser muy dañinos tanto para nuestra mascota como para nosotros mismos por la urticaria que provocan. Ésta pueden provocarla no sólo por el contacto directo sino también vía aérea, puesto que los pelos se desprenden y flotan en el aire, y la reacción tras el contacto con la procesionaria va a ser inmediata.

Nuestro perro puede entrar en contacto con la procesionaria bien por tocarse con sus patas los ojos, la nariz y la boca, o bien porque la digiere.

La procesionaria a los perros provocará una urticaria, la cual va a ser muy peligrosa para nuestra mascota, debido a que los pelos de la procesionaria se clavan en la piel y liberan, en ese momento, la toxina tóxica Thaumatopina.

Síntomas de la afección de la procesionaria a los perros

  • Nerviosismo la procesionaria a los perros
  • Hipersalivación
  • Inflamación de su lengua
  • Nuestro perro no parará de tocarse la boca con las patas
  • Notaremos un rápido cambio de color de su lengua de sonrosada a una coloración roja o amoratada
  • Le aparecerán ampollas o úlceras en la lengua y boca
  • Necrosis en algunas partes de la lengua
  • Si la procesionaria llega al estómago del perro puede sufrir vómitos, pudiendo llegar a morir nuestro animal.

¿Qué hacer si nuestro perro entra en contacto con la procesionaria?

Lo primero que debemos hacer en el mismo momento en que detectamos el contacto de nuestro perro con la procesionaria es llamar a nuestro veterinario, que nos dará las primeras recomendaciones, e ir lo más rápido posible a él, quien iniciará un tratamiento con corticoides y antihistamínicos y evaluará su estado.

Un primer auxilio que le podemos practicar a nuestro perro, hasta llegar a la clínica veterinaria, es lavarle la boca, o zona afectada, con agua templada ya que el calor desactiva la toxina de la procesionaria. Debemos permanecer también en un estado lo más tranquilo posible para no transmitirle mayor nerviosismo a nuestro amigo.

La única prevención para evitar que nuestro perro entre en contacto con la procesionaria es evitar pasear por zonas afectadas y si no podemos evitarlo estar muy alerta de nuestra mascota.

Comentar