agapornis roseicollisLos agapornis roseicollis son una de las nueve especies que forman la familia de los agapornis. Por su belleza, por su facilidad de cría y de adiestramiento y su sociabilidad es una de las mascotas preferidas en las familias.

A los agapornis roseicollis se les conoce también por el nombre de inseparables de cara de melocotón, por el color rosado de las plumas de su cabeza.

Su hábitat natural son las regiones áridas del suroeste de África, próximas al desierto de Namibia. En su hábitat, se alimentan normalmente de semillas de acacia y albizia, de brotes, frutas y yemas de plantas como la Euphorbia. También suelen comen granos de girasol y maíz.

Son aves nómadas que viven en grupos de 20 ó 30, utilizando los nidos comunitarios para criar, colgados en forma de bola, pero además de estos nidos también anidan en agujeros de los árboles e incluso en huecos de edificios cercanos a los cultivos. Para hacer sus nidos, los agapornis roseicollis utilizan tiras de corteza, briznas de hierba y ramas, que transportan en el obispillo hasta el nido.

Los agapornis roseicollis son aves que se adaptan fácilmente a otros climas y ambientes.

Características y cuidados de los agapornis roseicollis

Los agapornis roseicollis son aves muy características tanto por su comportamiento como físicamente.

  • El sonido de su piar es muy característico por su intensidad y constancia.
  • Miden aproximadamente 15 centímetros, pesan 50 gramos y el plumaje de su cuerpo es prácticamente verde. Su frente y cara son rojas, mientras que las mejillas, pecho y garganta color rojo rosado.
  • Es muy difícil diferenciar entre machos y hembras, aunque es común diferenciarlos porque supuestamente las hembras tienen la cabeza más grande y presentan colores más pálidos. En época de reproducción las hembras se distinguen por su comportamiento, puesto que colocan entre las plumas de su obispillo (parte que se encuentra inmediatamente encima de la cola) el material que utilizan para construir su nido.
  • Las hembras tienen una alta capacidad reproductiva, ponen de 4 a 6 huevos en cada puesta.
  • Los ejemplares más jóvenes del agapornis roseicollis presentan una tonalidad negruzca en la base del pico y unas tonalidades más fuertes, la mascara más rosada y el cuerpo más verde oscuro.
  • Se alimentan a lo largo de todo el día. Su alimentación base son semillas (comomijo blanco, amarillo, rojo, alpiste, etc) y pipas, que se complementará con calcio, frutas y cereales.
  • Les gusta tomar baños frecuentemente y roer madera.
  • Son aves muy sociables y si optamos por tenerlos en casa debemos decidirnos por tenerlos en pareja (preferiblemente siempre en número par). Un agaporni roseicollis criado en solitario se mostrará triste y con una actividad mucho menor.
  • En el espacio seguro (jaula o habitación) donde habiten en casa tendremos todos los accesorios necesarios para su comodidad y favorezcan su actividad, desde comederos, bebederos, perchas, juguetes, etc.
  • No debemos olvidar realizar actividades diarias con ellos tanto en el hogar como fuera de él. Las actividades se realizarán fuera de su espacio seguro, en espacios cálidos, libre de estrés y amplio para que puedan volar. Si las realizamos fuera del hogar utilizaremos al principio un arnés para el vuelo al aire libre.
Agapornis roseicollis

 

 

 

 

Comentar